domingo, 12 de febrero de 2017

La realidad y la caida en ella.



Todo el tiempo me encuentro la constante actividad de imaginarme cosas. Cosas que podrían pasar, cosas que deberían haber pasado y cosas que no pueden pasar...porque si queridos amigos nadie se levanta un día y de repente su sueño de poder comunicarse con los animales se hizo realidad. Y ahí en esa palabra esta el secreto de lo que vengo a reflexionar hoy. Dudo que esto pase muy seguido pero hace poco tuve una charla con una persona que me hizo darme cuenta de lo poderosa que es la imaginación y de lo dura que es la realidad pura e insípida a veces. Ya se , suena un tweet de nati jota...no me hace gracia. Ese sueño que por ahí soñamos despiertos en segundos , pero que dentro de nuestra cabeza pasa todo extremadamente rápido. Pocas veces pasa tanto como cuando se nos presenta la oportunidad de una situación nueva y en la cual la memoria no tiene registro.. de algún caso parecido.
Si pueden pensar en la primera vez que asistís al colegio, la primera vez que te enamoras y que las endorfinas y neurotransmisores hacen el papel de secuestradores de la razón. O también porque no la primera vez que uno entra a la facultad , universidad o como le digan en tu país. También cuando abrís tu primer blog con 18 años y no entended nada. Vaya momentos no? Por libros , películas, series , cotilleos o lo que sea uno llega a la situación con un maremoto de posibilidades estudiadas y comentadas entre el lado racional e irracional de tu cerebro. No sabe que pasara, pero le encanta la idea de que dentro de las estadísticas este la que uno llamaría esa "ideal" , esa que nos hace pensar que muchas cosas pueden cambiar y que realmente en casi el 94% de los casos tocamos lo irracional. Poniendo de ejemplo algo simple como una salida al cine con una persona por la cual sentís amor, cariño o enamoramiento. Hay quienes dirán saber todas las variables de esta ecuación sencilla y habitual., pero aseguro que no existe racionalidad en aquellas primeras veces. Puede ser que de veras y matemáticamente hablando no sea la primera vez que vas a un cine con una persona por la cual sentís algo. Pero la primera vez es con alguien que hace que tu cerebro se torne " Norbury"(así he decidido decirle a la irracionalidad que presenta el cerebro ante sentimientos, ocasionado por los neurotransmisores haciendo de las suyas). Se te vienen tantas preguntas a la cabeza, debería pagar todo yo? Debería abrazarla en los momentos que se asuste y si quiere besarme?. Todo esto pasa tu cabeza de manera rápida , en segundos imaginaste la escena en la cual la película termina y saliendo del cine ella se acerca a ti , tu te acercas y plum. Pasa lo tan esperado de la noche…incluso si la película la habías esperado con ansias.
Pero he aquí el quiebre entre un clásico sueño diurno y la realidad. En la cual ella no se sienta casi rozando tu hombro , tampoco le apetece que la abraces en el momento de tensión o terror de aquel drama y por supuesto ese dichoso beso en el cual tu cabeza pensaba hacer un portarretratos y guardarlo junto con uno de los registros mas alto en serotonina de tu vida…quedan todos en eso…una simple fantasía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario